Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

En los bosques del hambre

Para Margarita Ancacoy Huircán. Por Francisco Vargas Huaiquimilla. Cómo una tempestad fueron los golpes que provocaron su desplome. Por las redes leí que Ancacoy, podía significar cuerpo de roble, esa lengua extraviada de los ancestros hace divagar en las posibilidades de un nombre, sus sonidos y tránsitos. La naturaleza fuerte de los árboles endémicos azotada por la brutalidad del poder, oculto en el hambre de otros, esa derribando el sueño y esfuerzos de un ama de casa que camina en medio de la espesura de edificios, antes de que el sol nazca. Correr para llegar a la hora, dar frente al desempleo. Así revolotean los cuerpos con curriculums en mano, entre la multitud él y la aparición que le acompaña de ella, como un árbol imaginario en la visión de infancia, donde suena Kraftwerk, con los apocalípticos sonidos, dirigidos por un chamán radial en una emisora local de provincia, la banda sonora de una niñez llena de misticismos, zodiacos rotos por la desilusión, aromatizado por la siluet…

Entradas más recientes

EN SEPIA

AMANECERES PARA TI

Tsunami

CASA PREFABRICADA: PAREDES

ME NOMBRARON KEITMOSS

LA COSTURA DE UNA JOYA ESCONDIDA ( texto para la revista Ají)

PEZ: texto y video como adelanto del libro " La edad de los árboles"

UN HAMBRE QUE NO PUEDO PRONUNCIAR II (Ecuador)

UN HAMBRE QUE NO PUEDO PRONUNCIAR

Participación en el II Festival de poesía de Quito, Lectura de un kaníbal urbano.